El yoga al descubierto, con Californian Hot Yoga

El yoga al descubierto, con Californian Hot Yoga

yoga mar

Hace tiempo que el yoga dejó de ser una novedosa y exótica práctica para ‘hacer un poco de ejercicio’ para asentarse como una práctica extendida por todo el mundo y tan popular que, todo el que se jacte de cuidarse, lo ha practicado en alguna ocasión. En El Huerto sabemos que para estar bien por dentro no sólo hay que comer productos ecológicos y evitar ciertos tipos de preparaciones, sino practicar ejercicio con regularidad.

El yoga no es un deporte, pero sirve para cuidar el cuerpo y la mente. Macarena Cutillas, directora en Californian Hot Yoga, nos cuenta todo lo que debemos saber para empezar a practicarlo. Además, durante todo el mes de marzo, si vienes a cenar a El Huerto, tienes una semana de prueba gratuíta con ellos. ¿Te animas?

yogui

El Huerto: Los más puristas dicen que el yoga no es un deporte. ¿Qué opinas tú desde Californian Hot Yoga?

Macarena Cutillas: “Efectivamente el yoga no es un deporte, va mucho más allá. Podría decir que es un estilo de vida, una filosofía o una práctica milenaria. Sin embago, quiero insistir en lo plena y completa que puede ser su práctica y ayudar a que cambie la idea de que el yoga es una mera práctica de estiramientos. Es cierto que es una forma perfecta de mantenerte en forma puesto que trabajamos (y esto no lo sabe todo el mundo) moldeando el cuerpo, llevando sangre oxigenada a todos sus rincones y fortaleciendo el corazón y los pulmones. Nosotros, además, practicamos yoga con calor para potenciar sus beneficios. Pero el yoga no es solamente esto, esconde dos joyas del ser humano que son la capacidad de parar o calmar la mente y conectar con tu esencia o tu espíritu, con lo que realmente eres, quieres o deseas.”

EH: ¿Qué beneficios a corto plazo puede notar quien empieza a practicar yoga?

MC: “Nuestra naturaleza es el movimiento, no somos seres estáticos pero el estilo de vida, la edad, el estrés o la genética hacen que muchas partes del cuerpo se vayan secando y oxidando.

Lo primero que notamos es el rejuvenecimiento del cuerpo. Mediante torniquetes y compresiones cortamos la sangre en partes del cuerpo y al soltar llevamos sangre fresca a donde queremos, manteniendo así vivos los tejidos, los órganos, glándulas, articulaciones y así hasta la última célula del organismo. El resultado a corto plazo (de 1 a 3 meses practicando 2 veces a la semana) es verte más guapa/o, perder peso y sentirte genial.”

EH: ¿Y a largo?

MC: “Creo que uno de los efectos más poderosos del yoga en la salud tiene que ver con la capacidad de alterar el comportamiento. Las personas a menudo podemos reconocer que tenemos malos hábitos de pensamiento y de acción que perjudican nuestra salud, sin embargo, ¡no somos capaces de cambiarlos!

A largo plazo (de 6 meses a 1 año) el cambio es espectacular, además de los beneficios directos para el organismo por las posturas, las respiraciones y meditación, no es raro que los practicantes empiecen a comer mejor, reduzcan el consumo de cafeína, azúcar o alcohol y se acerquen más a la naturaleza. Una vez que las personas se vuelven más conscientes de los efectos de como afectas sus acciones en sus cuerpos y mentes, quieren hacer lo que les hace sentirse mejor.”

EH: El yoga no es solo para estar físicamente bien, ¿cierto?

MC: “¡Un cuerpo 10 es sólo un efecto secundario! No nos olvidemos que el ser humano tiene tres partes: cuerpo, mente y espíritu. En toda clase de yoga debe haber siempre tres partes indispensables: asanas (posturas), paranayama (respiraciones) y meditación.

Como dice mi maestro “Las posturas trabajan el cuerpo, las respiraciones calman la mente y la meditación nos contecta con el espíritu.” Esto quiere decir que no sólo tenemos la capacidad de cambiar nuestros cuerpos, sino que también tenemos el poder de cambiar nuestra mente, nuestra genética y por tanto nuestro destino.”

Double exposure portrait of woman performing yoga asana reflects unity of human and nature

Double exposure portrait of woman performing yoga asana reflects unity of human and nature

EH: Háblanos de vuestro proyecto, el primer espacio en Madrid con este tipo de yoga.

MC: “El método Californian Hot yoga nace de una vida en la ciudad, estresada y llena de carencias, ¡como era mi vida! Entonces era abogada y trabajaba muchas horas… y como supongo también muchas personas, sentía que me faltaba algo. Cuando me di cuenta de que el yoga me quitaba los dolores, me despejaba la mente y me hacía darme cuenta de todo mi potencial decidí viajar y formarme como maestra de Hot Yoga y Flow Vinyasa Yoga.

Cuando volví a España creé un método camaleónico, con distintas disciplinas que se pueda adecuar a cada persona y a cada etapa de la vida. Ofrecemos cinco disciplinas a diferentes temperaturas (desde los 0 grados a los 42 grados), cinco formas de enfocar tu práctica bajo el efecto terapéutico del calor ecológico que nos brindan las condiciones meteorológicas adecuadas de su lugar de origen, La India.”

EH: ¿Cualquier persona puede practicar vuestro estilo de hot yoga?

MC: “Sí, es una práctica abierta a todo tipo de practicantes y niveles. Hombres, mujeres de cualquier edad, deportistas profesionales o personas que nunca han hecho deporte vienen todos los días a nuestro estudio. O sencillamente quienes necesitan algún tipo de vía para estar en forma de manera sana y relajarse.

Cuando los alumnos presentan alguna lesión, dolencia o enfermedad, estamos ahí para recomendarles qué tipo de Yoga sería el adecuado en su caso.”

EH: Ofrecéis más tipos de yoga, ¿cómo podemos elegir el yoga que más nos conviene?

MC: “¡En función de quién seas y qué busques!

  • El Hot Yoga es un sanador, es una secuencia de 26 posturas y 2 ejercicios de respiración a 42 grados de calor que estiran tu cuerpo y tu mente de manera estática quemando más de 500 calorías en cada clase.
  • El Flow Yoga es un fortalecedor, moldea la musculatura a 38 grados de calor a través del movimiento, como una danza.
  • El Hatha Yoga, es el más relajante y espiritual, 35 grados de calor y te transporta a la India.
  • El Ashtanga Yoga es uno de los yogas más exigentes que existen, por eso no aplicamos calor, sólo humedad, es desafiante y curativo.
  • Y el Yin Yoga, abre el cuerpo desde dentro a 25 grados, mantiene más tiempo las posturas (hasta 8 y 10 minutos cada una) y llega a la parte más interna del organismo, yoga restaurativo y que te hace mirar en tu interior.

Al final se trata de mover el cuerpo e intentar ver lo positivo de las cosas. Estos cambios de perspectivas, de tus creencias sobre la vida, ocurren con naturalidad al practicar Yoga. Estirar el cuerpo es el comienzo de la transformación y todas las transformaciones duraderas necesitan las herramientas adecuadas, para eso usamos los medios más sofisticados que puedes imaginar: el cuerpo, la mente y el espíritu. Y para integrarlos entre sí nos servimos del conocimiento de antiguos sabios. Practicar yoga es practicar nuestra vida.”

 

Sin comentarios

You can post first response comment.

Dejar un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

Apúntate a nuestra newsletter

Suscripción

Próximos Eventos

  1. Presentación del libro ‘Dieta integrativa’

    noviembre 23 @ 7:30 pm - 9:00 pm
  2. Cerramos por evento privado a partir de las 19:30h

    noviembre 30 @ 7:30 pm - 11:55 pm

¡Recomiéndanos!