Hablamos con Laura Martos de la plataforma Yonodesperdicio

Hablamos con Laura Martos de la plataforma Yonodesperdicio

Actividad proyecto yo no desperdicio

Según el último panel de cuantificación del desperdicio alimentario en los hogares españoles, una familia tira de media 1,4 kilos de comida a la basura cada semana. Esto quiere decir que al final del año habremos tirado casi 80 kilos. Por eso, el jueves 19 de abril tenemos una actividad con la plataforma Yonodesperdicio en El huerto. ¿Quieres saber más? Una de sus impulsoras, Laura Martos, nos habla sobre el proyecto.

El huerto: ¿Cuándo y por qué surgió este proyecto?

Laura Martos: Yonodesperdicio es una iniciativa de sensibilización de Prosalus, ONG española de cooperación al desarrollo, con más de 30 años de trayectoria, especializada en la promoción del respeto, protección y garantía de los derechos humanos a la salud, a la alimentación,  al agua y saneamiento, tanto a través de nuestro trabajo de cooperación como de la labor de sensibilización para una ciudadanía comprometida.

Durante la crisis alimentaria mundial de 2008 estuvimos muy activos y colaboramos con diferentes actores de la cooperación española y de Naciones Unidas para analizar el problema del hambre. En ese momento vimos que hay muchas causas estructurales que están interrelacionadas. Una de ellas las pérdidas y desperdicio de alimentos nos habla de que nuestro sistema alimentario no es eficiente ni sostenible, ya que casi un tercio de los alimentos producidos para consumo humano se pierden.

Este tema nos interesó especialmente porque es una de las causas que contribuyen a agravar el problema del hambre en el mundo y es, además, un tema sobre el que cualquier persona puede hacer algo concreto.

EH: ¿En qué consiste?

L: Yonodesperdicio pretende crear una red ciudadana comprometida con la reducción del desperdicio de alimentos en los hogares, para salvar de la basura los más de 30 kilos que, de media, cada persona tira al año en España.

Además de tener un componente básico de sensibilización y educación, la característica principal y la novedad que aportamos es que se trata una herramienta participativa que invita a las personas a ser agentes de cambio.

Se apoya en tres herramientas tecnológicas interrelacionadas:

  • Una web pública y abierta para la sensibilización (http://yonodesperdicio.org) En esta web se pueden encontrar noticias interesantes sobre el desperdicio alimentario; trucos y recetas para aprovechar mejor los alimentos; o un apartado dedicado a dar visibilidad a iniciativas sociales que tienen como objetivo evitar el despilfarro de comida.
  • Una aplicación web, restringida a las personas registradas. La idea de base es la filosofía del foodsharing, muy extendida en varios países europeos. Cualquier persona puede registrarse de forma gratuita y solo se le pide identificación, una dirección de correo electrónico y su código postal. De esta forma se pueden subir a los web alimentos para compartir con otras personas, así como subir trucos y recetas para el aprovechamiento de la comida.
  • Una APP para móviles que recoge las funcionalidades principales de la web con la que está sincronizada. Es de descarga gratuita y está disponible para Android e iOS.

EH: ¿Se puede compartir cualquier tipo de comida o hay restricciones?

L: Se pueden compartir únicamente alimentos en buen estado, nunca alimentos caducados, ni tampoco medicamentos.

No es una página comercial ni de ventas: las entregas son gratuitas, no se contemplan transacciones económicas. Si se entrega comida a otra persona y evitamos que vaya a la basura, todos/as ganamos.  Ese es el beneficio.

EH: ¿Cuánta gente ‘ya no desperdicia’?

L: Ahora mismo hay más de 1000 personas registradas en Yonodesperdicio y ya se han compartido más de 70 kilos de alimentos a través de la plataforma.

Y más de 3000 personas nos siguen a través de las redes sociales.

EH: ¿Quién está detrás de yo no desperdicio?

L: Prosalus es la ONGD que conduce la iniciativa Yonodesperdicio que actualmente cuenta además con la financiación y el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, gracias a las subvenciones en materia de Sensibilización para una Ciudadanía Global y Educación para el Desarrollo Sostenible.

EH: ¿Hay otros proyectos similares en marcha? Como, por ejemplo, con ropa…

L: La plataforma nolotiro.org da la oportunidad a los usuarios/as de intercambiar diferentes objetos como ropa o muebles de forma gratuita.

Post relacionados

Apúntate a nuestra newsletter

Suscripción

¡Recomiéndanos!

Nuestro Facebook

Instagram