Serie superalimentos: spirulina

Serie superalimentos: spirulina

spirulina

El suplemento alimenticio conocido como spirulina es un compuesto a base de cianobacterias del género Arthrospira. Se considera un superalimento por su alto contenido de proteínas, minerales y vitamina B12, entre otras.

Su consumo se remonta al imperio azteca, ya que existen evidencias de que esta sociedad lo consumían procedente del Lago Texcoco. Algo similar ocurre en torno al africano lago Chad, donde varias tribus han incluido spirulina en su dieta durante siglos en forma de galletas. Sin embargo, en occidente, no ha sido hasta finales del siglo XX cuando ha empezado a popularizarse su consumo.

Entre los beneficios de la spirulina destacan:

  1. Ayuda al incremento de la masa muscular por su alto contenido en proteínas. Se ha utilizado con efectos muy positivos en niños con desnutrición combinándola con su comida habitual (no es un sustituto de las comidas).
  2. Aporta energía.
  3. Tiene mucho hierro.
  4. Tiene numerosas vitaminas entre las que destacan la A, la E y la B12 (esta última es esencial para nervios y tejidos)
  5. Es fuente de minerales.
  6. Tiene un alto contenido en melatonina, ideal para combatir el insomnio.
  7. Tiene fenilalanina en gran proporción, un aminoácido que ayuda a disminuir la sensación de hambre.

Confusión etimológica

Aunque recibe su nombre de otro género de cianobacterias, su nomenclatura es herencia de los años en los que se popularizó este supueralimento, cuando se creía que la Arthrospira era del mismo género de la spirulina. En 1989, el manual de Bacteriología Sistemática de Bergey separó por primera vez este tipo de cianobacterias de la spirulina.

Receta con spirulina

Este suplemento suele encontrarse en formato de comprimido o en polvo. Quizás este último puede parecer más complicado de utilizar, sin embargo, es ideal para añadirlo en cualquier zumo, mejor si es verde, porque además le aportará un tono mucho más vistoso.

Nosotros te proponemos una forma un poco distinta para incorporar la spirulina en tu dieta: en pesto.

Ingredientes:

  • Un manojo de albahaca
  • Un ajo pequeño (o al gusto)
  • 2 cucharadas soperas de piñones (se pueden usar nueces o almendras)
  • 2 cucharadas soperas de queso parmesano
  • Una cucharada pequeña de spirulina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

El pesto tradicionalmente se prepara con mortero, añadiendo todos los ingredientes en el cuenco y machacándolos hasta que queden bien mezclados. Pero, para aquellos más impacientes, también puede utilizarse una batidora -con lo que quedará demasiado líquido- o, mejor, una trituradora.

Apúntate a nuestra newsletter

Suscripción

¡Recomiéndanos!

Nuestro Facebook